El limeño descerrajó la Puerta Grande tras cortar las dos orejas al primero de su lote tras una tremenda faena. 

Tarde maciza y de mucha importancia la de Roca Rey en el Coso de los Campos Góticos, donde abrió la Puerta Grande tras desorejar al segundo del festejo. Con una larga cambiada de rodillas saludó el peruano al de Zalduendo, para torear después con extrema suavidad y cadencia a la verónica, intercalando después chicuelinas ganando terreno y rematando en la boca de riego con una media de cartel.

Faena rotunda de Roca Rey, que aprovechó la movilidad de su oponente para formar un auténtico alboroto y poner en pie al público palentino. Series mandonas, con ajuste, empaque, torería y con un temple exquisito, sobresaliente en el toreo al natural. A ralentí. Una delicia. Un final marca de la casa y un espadazo hasta las cintas pusieron en su mano el doble trofeo pedido con gran intensidad por parte del respetable.

Frente al quinto también pudo tocar pelo el torero peruano, pero la espada se llevó el despojo, aunque no el reconocimiento de un público entregado y que reconoció la firme y dispuesta labor de Roca Rey. Consintió el peruano al quinto, muy protestado por el graderío, para ir metiéndolo poco a poco en la canasta hasta robarle muletazos de gran mérito, destacando una serie en el epílogo de la faena.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros de Palencia. Toros de Zalduendo.

El Juli: oreja y oreja.

Andrés Roca Rey: dos orejas y gran ovación con saludos.

Luis David Adame: dos orejas y silencio.