El torero peruano cortó una oreja a cada toro de su lote, firmando una gran faena al sexto del festejo. 

Tarde de máxima importancia la de Andrés Roca Rey en su presentación en Vista Alegre de Bilbao, cortando dos orejas (una a cada toro), tras dos grandes faenas. El primer trofeo lo paseó del jabonero que hizo tercero, tras una firme y entregada labor, con pasajes de toreo muy templado y asentado de plantas. Tras brindar al público comenzó con un cambiado por la espalda, antes de hilvanar series de muletazos de bella factura por ambos pitones, siendo los naturales excelentes. Tras un espadazo sin puntilla, el público pidió de forma unánime la oreja para Roca Rey, la primera como matador de toros en Bilbao.

Frente al sexto, Roca Rey cuajó una de sus mejores faenas como matador de toros, con un toreo reposado, hondo, con poso y sentimiento. Tras comenzar por estatuarios hieráticos, vibrantes fueron las series de muletazos, llevando embebida la embestida del noble astado de Jandilla. Los naturales pusieron la plaza como un hervidero, y a pesar de un pinchazo, y un estoconazo de ley, el público bilbaíno volvió a pedir con muchísima fuerza un nuevo trofeo para Roca Rey.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros de Vista Alegre (Bilbao). Toros de Jandilla.

El Juli: silencio y ovación.

M.A. Perera: ovación y ovación.

Andrés Roca Rey: oreja y oreja.