Por: Luz Loaiza

Foto: Oscar Mir

La leyenda del Pirata de los ruedos ha llegado a su fin. La carrera de una Figura del Toreo ha puesto punto final en La México este pasado domingo 16 de diciembre y surge la duda, lo ha despedido la Plaza más grande del mundo como se merece?

Juan José Padilla, es un Matador de Toros que ha toreado todos los encastes, no es de los que ponen condiciones para torear ni mucho menos exige barbaridades; no era entonces importante que se pusiera principal atención en el ganado que lidiara en su despedida de la afición mexicana, y digo mexicana porque segura estoy que no solamente acudió público capitalino a despedirle. Pero no, como ha sido cotidiano durante la presente Temporada Grande, la bravura brilló por su ausencia.

Sin embargo, es de señalar que él, con toda su dignidad y vergüenza torera que posee, no se amilanó y a pesar de las pésimas condiciones de los toros que le han tocado en suerte, les hizo la lucha, les buscó la lidia y como siempre, arriesgó. Sin tener nada por demostrar, no quiso defraudar a todas las personas que efusivamente le brindaron una calurosa y nutrida ovación.

No hizo lo que es costumbre en algunos figurines, a quienes no les agrada el toro que les toca en suerte y simplemente salen, le pegan unos cuantos pases y se deshacen de él. Vaya toda mi admiración para el pundonor y profesionalismo del jerezano Juan José Padilla, quien por cierto, y como dato curioso, no se ha cortado la coleta en el ruedo del coso de Insurgentes, significará algo que no sabemos??? De cualquier forma:

Adiós Juan José Padilla, qué ejemplo has dejado…