juan jose padilla 1
 
 
 
elcomercio.com
20 Octubre 2013

 

La pasión, el sacrificio, la locura por la fiesta brava han tenido premio. Juan José Padilla cierra la temporada europea (España y Francia) como líder del escalafón desplazando a su dueño durante años, David Fandila, ‘El Fandi’.

Padilla completó 66 corridas de toros con 123 orejas y seis rabos. ‘El Fandi’ le sigue de cerca, con 62 actuaciones, 137 orejas y seis rabos.

En tercer lugar subió al pódium numérico de la temporada Iván Fandiño con 48 corridas de toros, 63 orejas y un rabo. Los tres diestros inician su campaña americana que comprende ruedos del Ecuador.

La lista, de una temporada sui géneris, signada por la crisis económica que agobia a España, contiene en las siguiente casillas a un nutrido pelotón de toreros de suma importancia. Perera, ‘El Cordobés’, ‘ El Juli’, ‘El Cid’, Castaño, Castella, Talavante, Ferrera, Luque, Ponce, Manzanares y Morante de la Puebla, componen el listado de honor de los 15 primeros.

El mérito inmenso de Juan José Padilla pasa por la recuperación anímica de su grave percance en Zaragoza en el año 2011, hasta conquistar el testigo de líder de las estadísticas y refrendar, en la propia Feria del Pilar, su condición de figura del toreo.

David Fandila, ‘El Fandi’ es quizás el torero preferido por las multitudes en el Ecuador como lo ha demostrado en Quito, Ambato y Riobamba. Ambos, apoderados por la casa Matilla, son además de su puesta en escena espectacular, dominadores del tercio de banderillas, práctica que encandila a las masas que llenan las plazas.

Iván Fandiño es otro conocido de Ambato, Riobamba y Quito y en estos dos años ha consolidado su cartel con triunfos y una cuota de sangre -Madrid- en plazas de suma categoría. Es fiel a un concepto clásico no exento de un valor de tenaz puesta en escena.

Otros diestros conocidos por la afición ecuatoriana son Miguel Ángel Perera, Sebastián Castella, Alejandro Talavante, el arte puro de Morante de la Puebla, Daniel Luque y Manzanares. De ellos destaca nítidamente la maestría de Enrique Ponce en una temporada de calidad y profundidad enormes con menos festejos que en los años de acelerador a fondo. Ponce es quizá, ‘Joselito el Gallo’ del siglo XXI. Y ‘El Juli’ con años de soportar el peso de la púrpura (alusión a la figura eclesiástica) es figura reconocida en todo el planeta de tauro.

A todos estos nombres la simpatía del torero mediático Manolo Díaz ‘El Cordobés’ y la puesta en escena de Javier Castaño con su simpar cuadrilla de banderillero especialista, lidiador poderoso y picador colosal, han dado a la fiesta un giro diferente.

Capítulo aparte merece la tauromaquia total de Antonio Ferrera, tras largos años de trayectoria. En 2012 ya lo anunció a voces y en este año se consolidó. Artista y reposado con la capa, espectacular en banderillas, no pierde ocasión de picar como lo hizo en Quito, en la Plaza Belmtone el año pasado y acaba de cerrar temporada con aroma de figura con la muleta en Madrid.