resized_romera-portugal-1

Fuente: prensataurina.com

Por: Catarina Azinheira – Portugal                

Fue en el pasado día 27 de Junio que la bonita plaza de toros de Vila Franca de Xira acogió cuatro jóvenes que sueñan ser Matadores de Toros, dos Portugueses y dos Españoles y una mala novillada de la ganadería Fale Filipe.

Fue bueno por los detalles. Tengo muy claro que el mundo de los toros está muy malo, que es muy difícil ser torero…. pero… En la novillada he visto dos jóvenes novilleros con algo de distinto.

Uno se llama  Juan José Romera, ha tenido algunas  dificultades en la derecha porque el novillo se quedaba muy corto y pegajoso, pero cuando cogió la muleta en la mano izquierda algo cambió. Tiene algo de distinto en la mano de la verdad, algo que le posibilitó dos series de naturales buenísimos (los mejores que he visto en la noche).  Ese algo es lo que lo puede diferenciar de los demás.

El otro se llama Pedro Noronha, coge el capote como nadie, muy sútil, calmo, templado, intentando siempre lo mejor para el novillo sin pensar en lo que podría resultar más seguro para él. Todo le sale de dentro, los cambiamos de mano de una naturalidad increíble. Destacar algunos momentos buenos en la muleta, pena que el novillo no se dejo torear por la izquierda.

El Jareño tiene postura principalmente con el capote, pero hubo algunos lances de muleta que no resultaron, a destacar el quite que hizo por gaoneras que sin duda fue muy meritorio y una serie de derechazos. De notar también que la novillada estaba muy complicada y eso imposibilito mejores faenas.

El portugués João Martins realizó una faena complicada, fue cogido cuando iba a banderillear su novillo, volvió al ruedo, con ganas y el público supo ver eso y supo ayudarlo, volvió a ser cogido en la muleta.  Intentó dar su mejor versión y se veía el dolor en su cara, pero infelizmente no ha sido su noche.

De la novillada me quedo con la alegría que tuve por ver a un niño (que no conozco) que es Portugués y que puede llegar muy lejos en los toros! Me quedo con ganas de volver a ver a Juan José Romera, de seguir su carrera y esperar que esa mano izquierda salga para que todo el mundo pueda ver lo  que yo he visto en algún trocito de su faena.