Por Luz Loaiza. El Diccionario Taurino de Quijano Larrinaga y Piza Bueno, define INDULTAR como: “Acordar la Autoridad, previa petición unánime del público, que se salve de la muerte a un astado con bravura y estilo extraordinarios que ha permitido entrever el diestro que lo lidia en su labor. Exactamente una petición demandada con el flameo de pañuelos antes de que el presunto matador entre a herir, debido a las buenas condiciones de lidia del astado.”

En la mente de muchos aficionados (al menos en la mía si) está todavía grabada la imagen de “Fantasma”, el toro indultado en la Plaza México, por el Rejoneador Diego Ventura. Se podrá pensar que no es fácil observar si un toro reúne todos los elementos para ser indultado, al ser lidiado por un Torero a caballo, sin embargo en el caso de este ahora afamado Fantasma se echó de ver inmediatamente su gran calidad y su limpia embestida.

Es de imaginarse que Ventura pronto se dio cuenta de la calidad que tenía el burel que estaba toreando, pues al momento de colocar los rejones de castigo, solamente le ha puesto uno, demostrando su gran profesionalismo y conocimiento, al considerar que con eso era suficiente para lograr la realización de la gran faena que bordó ese domingo en el Coso de Insurgentes.

Y todavía quiso el Matador caballista demostrar la excelencia de toro que le tocó en suerte lidiar, que antes de culminar su faena, se ha bajado de su precioso corsel, para tomar la muleta y darse gusto toreando a Fantasma a pié, el que de la misma manera, fue al engaño humillandoy dejando que Ventura dibujara tremendos muletazos corriendo la mano.

Y así pues, fue como quienes tuvimos la suerte de ver el Indulto de Diego Ventura a Fantasma, nos deiletamos con semejante demostración tanto de la sabiduria, experiencia y arte del Jinete, como de las magníficas cualidades de un ejemplar de la Ganadería michoacana de Enrique Fraga. Enhorabuena por él, por Diego Ventura y por Fantasma!