Por Luz Loaiza

Este domingo asistí a la Novillada que se dio en la Plaza San Marcos de Aguascalientes y a mi mente vino la idea de la ILUSIÓN que provocará a todo Novillero el estar encartelado para torear, el vestirse de luces, el partir Plaza y el estar ante el público que se congregó para verle.

La preparación tanto física como mental, habrá tenido que ser ardua, pesada, pero teniendo siempre la ILUSIÓN de estar frente a la cara del novillo. Ejercicio en exceso, entrenamiento de salón, toreo en campo, repetir mil veces la acción de tirarse a matar, mentalizarse, concentrarse. En fin, desayunar, comer y cenar pensando en el toro.

Importante para todos ellos, será leer para conocer de la vida del toro, de encastes, de Historia; pero sobre todo y lo más importante será tener AFICIÓN, tener ganas de ser Torero, de ser buen Torero y no uno más del montón.

Cuando alguien se propone ser torero, inminente será que adquiera un compromiso, primero consigo mismo y después con la Fiesta. Darle la debida seriedad y respeto al Toreo. No buscar sólo el reconocimiento y la fama, sino ir más allá, tener el deseo de crear arte y aportar algo a la Fiesta.

Gratificante y en ocasiones emocionante es para el Aficionado taurino, el asistir a una Novillada y ver en los Novilleros las ganas y el deseo de triunfo, su empeño en estar bien y hay casos en los que su valor hace al espectador estar al filo de su asiento. Algunos son realmente jóvenes, pero cuentan con una madurez entusiasmada que logran conectar con el ánimo del público, realizando una labor de toreo puro, sin vicios ni mañas, con verdad y demostrando el por qué están vestidos de toreros.

Deseamos que continúen surgiendo nuevos talentos, nuevos valores que garanticen la continuación y permanencia de las más bella de las Fiestas, la Fiesta Taurina.