Por Luz Loaiza

La cuadrilla de un Torero se integra por tres Picadores y tres Peones de brega o Banderilleros, cuando se trata de una Plaza de Primera Categoría.

Los subalternos, son también conocidos como Peón de brega, Banderillero o Toreros de plata. Son protagonistas en el transcurso de la lidia.

El Diccionario Taurino de Quiano Larrinaga, lo define como “Torero subalterno que ayuda al matador durante la lidia, siguiendo sus indicaciones”. Tiene la función de bregar al toro para dejar ver sus cualidades, sus defectos y el lado por el que mejor embiste. Su herramienta principal será el capote, no torearán nunca con la muleta, pues eso le corresponde únicamente a quien va a encargarse del tercer tercio. Estarán siempre al pendiente de su Torero para protegerlo y cuidarlo haciéndole un quite o diciéndole un comentario que puedan ser determinantes para la realización de su faena.

El colocar banderillas es un acto avivador y que se presta al lucimiento, muestra de una gran condición física, además de denotar valor, causando emoción y algarabía en el público.

Además de ser necesario tener un gran conocimiento, la experiencia siempre será un factor primordial para un buen desempeño. Por normalidad, los palos (banderillas) se colocan por pares, tres por cada toro es lo mejor, según las condiciones y el objetivo es que queden en lo alto de la cruz del toro.

Mientras uno de los dos banderilleros se preocupa de cuartear al toro, es decir llamar la atención del astado para banderillear y acertar en el momento y lugar idóneos, el otro se encarga de la lidia o brega del animal en cuestión, cuadrándolo y situándolo (colocarlo), allí donde más propicio sea el terreno para efectuarse con mayor eficacia la suerte. Se turnarán el lado por el que deban entrar a la suerte,o sea, si el primero entra por derecha, el segundo deberá hacerlo por la izquierda.

Evidente es, que bregar al toro se considera una actividad de gran importancia si tomamos en cuenta que el animal al salir al ruedo, nunca ha visto un capote, se trata de un animal limpio, entonces la brega se hará con el objetivo de enseñarle e interesarlo en el engaño, siendo éste, un acto clave para fijar al toro, la cual mientras más breve sea, será mejor para el desarrollo de la faena, pues a menos capotazos, más muletazos. Ya la lidia que realice el Matador en el primer tercio, será a su criterio, tomando en cuenta las consecuencias que le traerá posteriormente.

En la historia de la Tauromaquia Mexicana, han existido grandes Subalternos, algunos especializados en banderillear y otros en la brega del toro exclusivamente, pero todos ellos con profesionalismo y entrega a su profesión, tanto así que se llega a formar un estrecho vínculo entre ellos y los Matadores.
Qué importantes son todos los Protagonistas de esta Bella Fiesta, la Fiesta Taurina!