10509594_295606713955221_3084048617019403462_n

Flexibilidad, elasticidad, buen manejo de la muleta, un repaso al capote y el verbo «ligar» palabra mágica y la más importante del toreo, las actividades que el día de ayer instruyo el matador Teodoro Gómez Gutiérrez, a los aspirantes de novilleros en el » Palacio del Arte «, en su habitual entrenamiento en el curso de verano. La flexibilidad y elasticidad son fundamentales para el desarrollo de una faena, en los tres pasos de una corrida, capote, banderillas y muleta donde el cuerpo del novillero debe estar bien preparado para emplearlos en la lidia.
Es la razón por la cual se debe efectuar una preparación especializada en el modo de correr con sesgos y de espaldas para poder engañar a el novillo y para adquirir elasticidad y flexibilidad el matador les enseño unos ejercicios que son muy parecidos a la yoga, a su vez compartió técnicas, » ligar » los pases con el mandil y la franela con las cuales podrán embarcar a su enemigo con más seguridad y arte.
Demasiado ejercicio pero bien dosificado y técnica para el manejo de los trastos de torear, fue la tónica del 7o día de entrenamiento de este curso de verano, en donde pudimos constatar, los avances de los maletillas, viéndolos ligar el primer y tercer tercio con gusto técnica y estilos diferentes, grato es verlos avanzar debido a la docencia del matador y el gran deseo de aprender en este oficio tan difícil, pero que es parte de la inspiración de muchos artistas en las bellas artes.