Luis Castro P.

De moda se pusieron los fake news (noticias falsas) que tienen el objetivo de hacer creer a la gente una mentira por mera vacilada, las que han hecho caer a medio mundo en el facebook por creer todo lo que aparece en Internet, como aquello de que “Fulanita ganó el concurso internacional de Física, es mexicana, pero como no es futbolista nadie le dio importancia”. Y ponen la foto de una actriz porno. Medio mundo se la creyó por no investigar y de inmediato la compartió. Vacilada cumplida.

Pues ahora la diputada Lety Varela, por no investigar tampoco, lanzó en la Cámara de Diputados el nuevo fake news, con la diferencia que lo que dijo no fue por vacilada, sino por una ignorancia tan descomunal que causa vergüenza ajena a nivel nacional e internacional, porque en todos los países en donde se dan corridas de toros y que saben la realidad del mundo taurino se preguntarán, igual que acá nos preguntamos: ¿Éstos(as) son los(as) que hacen las leyes en México? ¿Así es como las hacen? ¡Qué jodidos están (estamos)!

Pero haciendo a un lado esa vergüenza ajena, tiene mucho provecho en favor de la tauromaquia que sacársele a las sandeces pronunciadas por esta diputada. Para empezar el reto que la Porra de Ingenieros le ha lanzado es muy bueno, pero me parece que se queda corto. Todo es perfectible.

Las agrupaciones taurinas, como la de Matadores, la de Picadores y Banderilleros, la de Ganaderos, la Asociación Mexicana de Tauromaquia y la de Empresarios, sin menoscabo de cualquier otra, deberían aprovechar el horno que dejó esta diputada en el punto exacto para hacer bollos y unirse para lanzarle el reto que la Porra de Ingenieros ya le mandó agregando las sugerencias que aquí expongo.

Porque hasta allí todo quedó en ponerle pesas a un solo platillo de la balanza. Falta ponerle al otro. El reto debería ser que si la diputada NO logra demostrar las afirmaciones que hizo para “ilustrar” a sus colegas (colegas en la ignorancia) de cómo se preparan los toros para una corrida, renuncie a su diputación. Hasta allí el reto de la Porra de Ingenieros. Pero en el otro plato de la balanza habría que agregarle que si demuestra todas esas incalificables mentiras que dijo, entonces todas estas agrupaciones taurinas se comprometen a no volver a dar una sola corrida de toros en la Ciudad de México.

La comprobación es un acto indispensable para confirmar la exactitud o veracidad de algo, por lo que esto no puede quedar en una guerra de palabras en facebook, en twiter o cualquier otro medio. Por eso la ciencia exige, entre otras cosas, comprobaciones. Por eso en un juicio civil o penal se exigen pruebas que son la comprobación del dicho de cada parte.

Y el reto a la comprobación de los dichos de esta diputada es en donde está todo a favor de los taurinos y de poner una mordaza de una vez por todas a tantas mentiras que los antitaurinos andan pregonando hasta los grados vergonzosos de llevarlas a una Cámara de Diputados y con sustento en sus escalofriantes mentiras pretender legislar en contra de la tauromaquia.

Pues bien, yo propongo que organizadas las agrupaciones taurinas y escogiendo a su(s) representante(s), se lleven a cabo las siguientes acciones, no necesariamente en el orden aquí enlistado, además de que se puede mejorar con más ideas.

1) Imprimir el número suficiente de volantes en los que se manifieste el reto que se le hace a la diputada y las facilidades que se le darán, las cuales se enlistan a continuación. Dichos volantes se repartirán el día que acuerden las agrupaciones taurinas a todos los diputados, cuidando que en especial le llegue a esta diputada Lety Varela.

2) Buscar la manera y los medios para difundir con antelación estas acciones que llevarán a cabo las agrupaciones taurinas.

3) Se le darán todas las facilidades a la diputada previo a una corrida de toros en La Plaza México, llevándola a la ganadería el día del embarque, durante el traslado del encierro a los corrales de la plaza y a la hora del desembarque. Reglamento en mano se verificará que los toros se reciben como lo marca el Reglamento Taurino.

4) Como las palabras se las lleva el viento, todo se hará filmado y con la fe de un notario público, sin inconveniente que ambas partes lleven cada uno su propio notario y su propio camarógrafo.

5) Se invitará a la diputada al sorteo el día de la corrida y nuevamente Reglamento Taurino en mano se comprobará que los acontecimientos se verifican como lo estipulan los artículos de dicho reglamento, incluyendo el entorilamiento.

6) Se le darán todas las facilidades a la diputada para que coloque cámaras de seguridad o vigilancia que filmen los corrales de la plaza desde la llegada de los toros hasta el día de la corrida, para que no haya sospecha o pretexto que en ese intervalo se llevaron a cabo las operaciones que ella citó en su discurso de la preparación del toro a la corrida.

7) Igualmente se le darán facilidades para que coloque las cámaras de vigilancia que desee sobre los toriles para que se pueda verificar si del tiempo que va del entorilamiento a la suelta al ruedo de cada res se llevaron a cabo las operaciones que ella citó en su discurso de la preparación del toro a la corrida. Igualmente, si ella lo desea así, puede dejar a una persona de su confianza vigilando los toriles a partir del entorilamiento.

8) Se le darán todas las facilidades a la diputada para que lleve a un veterinario para que una vez muerto el primer toro, y todos los demás que ella elija, revisen en el destazadero a ver si hay la mínima huella de habérsele clavado una aguja entre sus genitales o que entre sus piernas se les haya frotado alguna sustancia corrosiva. Asimismo, para que haga una revisión de sus ojos para ver si tiene untada vaselina o cualquier otra sustancia.

9) Como es obvio que la diputada no va a aceptar la invitación para que compruebe todos sus dichos “por falta de tiempo”, que se le haga saber que la invitación es extensiva a cualquier otra persona o personas de su confianza para que asistan en su representación.

Además, como es totalmente previsible que nada de esto aceptará, los representantes de las agrupaciones taurinas citadas al inicio de todas maneras que filmen todos los eventos aquí mencionados para posteriormente exhibirla en los programas de toros de televisión nacionales y locales. También sería conveniente intentar un espacio con Joaquín López Dóriga, que es un gran taurino y conocedor, para hacerle saber a su audiencia el reto que se le está haciendo a la diputada, o bien de su negativa a aceptar.

Se puso de pechito esta diputada, si no se aprovecha la oportunidad para acallar tanta mentira y difamación a la tauromaquia, mejor que ya callen para siempre.