Por: Josué Muñoz Silva | Foto: Arq. Ulises Rubio

La ganadería de José Farías ha sido el escenario de la continua preparación que han tenido el novel novillero Antonio Mendoza y al aspirante Emiliano Villafuerte “El Moso”, poniéndose a punto para  buscar el triunfo en sus futuros compromisos.

El siempre amable ganadero Gustavo Farías, invitó a estos dos novilleros a realizar una faena de retienta, en su plaza de tientas “La Chiripa” en Lagunillas, Michoacán, faena que por demás fue didáctica y provechosa para los toreros; dentro de un inigualable marco del hermoso campo bravo michoacano.

Antonio Mendoza  de la Escuela taurina “Tauromaquia Michoacán”, el pasado día 3 de los corrientes corto una oreja de peso en Acapulco, es un torero serio dentro y fuera del ruedo, con importantes argumentos técnicos y que basa su tauromaquia en la ortodoxia, con valor templado y que no necesita hacer aspavientos frente al toro para conectar con los aficionados; es sin duda y sin cobas un sólido aspirante a ocupar los más importantes lugares de la baraja novilleril del país.

Su buena actuación en su debut de luces alternando con los novilleros punteros Antonio Lomelín y Ricardo Frausto en Saltillo, Coahuila, el pasado diciembre y su firme paso por “La Caletilla” de Acapulco en días pasados, le han valido estar en anunciado para el día 24 de febrero en la importante temporada de novilladas de la plaza “San Marcos” de Aguascalientes, alternando con Nicolás Gutiérrez y Martín Escudero, lidiando novillos de Arroyo Hondo.

No tengo la menor duda que saldrá a por todas por el triunfo, siempre bien aconsejado por el entrañable amigo y matador de toros Jacobo Hernández y les auguro una tarde triunfal que les siga abriendo las puertas de otras plazas.

Emiliano Villafuerte “El Moso” (con “s” no con “z”) de la Escuela Taurina “Jesús Solórzano”, día a día demuestra sus avances y su muy especial don de la intuición para entender a cada astado que lidia y además con mucha clase, es otro de las interesantes promesas a integrar la escasa baraja novilleril de Michoacán; tubo un intenso y firme paso como becerrista, en donde asimiló con notable precocidad todas las lecciones que su maestro el ex-novillero Sergio Chávez le ha inculcado.

Lo anterior dio frutos el pasado 23 de diciembre, en donde debutó de luces cortando una importante oreja, abriendo la corrida de toros de la Feria de Celaya compartiendo cartel con los matadores Uriel Moreno “El Zapata”, Pedro Gutiérrez “El Capea” y Arturo Macías “El Cejas”.

Ahora está colgado del cartel de la novillada de Zitácuaro, Michoacán,  para el próximo día 17 de febrero, en donde alternara con los también michoacanos Erick Zúñiga, Carlos Ortiz y Patricio Villicaña «Pato Ochoa», con astados de diversas ganaderías.

Es casi una obligación de la afición de Michoacán seguir de cerca y apoyar a estos dos novilleros, que a través del respeto y la seriedad con que están haciendo las cosas, aparte de sus buenos argumentos taurinos, prometen buen futuro y la continuidad de la torería michoacana; además no hay que perder de vista la importante camada que viene detrás de ellos de las distintas escuelas taurinas del estado.

Agrego a esta nota una serie fotográfica del campo bravo michoacano representado en esta ocasión por la ganadería “José Farías”, vista a través del ojo artístico del Arq. Ulises Rubio.

¡Suerte y al toro!

[nggallery id=29]